1. Pre-Proceso: Desde un archivo STL, un software llamado Slicer prepara la pieza, genera automáticamente la estructura de soporte, y crea la ruta de impresión.
  2. Producción: Las piezas se construirán en un proceso aditivo, capa por capa. En un caso el cabezal de extrusión de una impresora FDM extruye filamento fundido a lo largo de la ruta de impresión para crear cada capa. En cambio las impresoras de resina liquida iran solidificando la misma por medio de una luz UV.
  3. Post-proceso: hay que eliminar las estructuras de apoyo si es necesario. Todos los plasticos son lijables y pintables.

No, hay una gran comunidad de diseñadores que comparten gratuitamente miles de archivos STL en línea. Se calcula que el 90% de las piezas que se producen con impresoras pequeñas se bajan de internet gratuitamente.

En cuanto a impresión 3D de escritorio se refiere, los dos tipos de filamentos más comunes son el PLA y el ABS. Ambos son termoplásticos, lo que significa que se vuelven maleables al aplicar calor. Sin embargo, a pesar de que existen muchas similitudes entre ambos tipos de filamentos, también existen muchas diferencias.

El ácido poliláctico (PLA) es un termoplástico biodegradable, hecho a base de recursos renovables como el almidón de maíz o la caña de azúcar. Aparte de usarse en la impresión 3D, lo podemos ver principalmente en envases de alimentos y vajillas desechables. El principal beneficio que presenta el filamento PLA es que es fácil de imprimir y no es tóxico.

El acrilonitrilo butadieno estireno (ABS) es un termoplástico derivado del petróleo, que se utiliza comúnmente en la industria automovilistica, en revestimientos interiores, en piezas mecanicas, en cascos, en carcasas de impresoras y computadoras y en una variedad de juguetes como por ejemplo los de la marca Lego. Los objetos impresos con filamento ABS cuentan con una resistencia, flexibilidad y durabilidad ligeramente más elevadas que la de los objetos fabricados con filamento PLA, pero el proceso de impresión resulta un poco más complicado. Ademas este ultimo a la hora de imprimir emite humos y vapores desagradables y tóxicos.

Las impresoras comunes solo pueden imprimir en un color por vez.

Para tener más de un color en un único objeto, o bien se debe contar con una maquina con extrusor multiple (generalmente 2 pero las hay de más) o se debe cambiar el filamento durante el proceso de impresión.

Esto se puede hacer fácilmente haciendo una pausa en la impresión en el software o desde el panel frontal de la máquina, luego retirar el filamento existente y cargar el filamento de nuevo, o bien cortando el filamento que se está usando e introduciendo uno nuevo a continuación. Esta es una practica bastante compleja que utilizan los mas experimentados para lograr impresiones de varios colores por capas, es decir la base de la pieza de un color y el tope de la misma de otro.

Igualmente existen tambien extrusores que permiten mezclar 2 o mas colores durante el proceso de impresión con lo que se logran hacer degradés o piezas que varian su color en varias partes.

Depende de cómo definas la seguridad alimentaria. El PLA natural es bastante seguro. PETG natural es bastante seguro también. Cualquier colorante no es necesariamente seguro para los alimentos. El proceso de impresión no es necesariamente seguro para los alimentos. Entonces, se puede decir que no es seguro para producir cosas que estén en contacto continuo con alimentos como contenedores o bandejas pero si para productos que tengan contacto limitado con los mismos como ser moldes o cortantes.